París, la ciudad más hermosa del mundo

La ciudad de la gran Torre Eiffel

París es la capital de Francia y una de las capitales más visitadas de Europa, dicen que la visitan 42 millones de personas por año, con su gran torre, los hermosos puentes, su río Sena, sereno como acompañando al señor que toca “la vie en rose” en su acordeón al costando de un puente justo detrás de Notre Dame.

 Lo primero que quiero decirte de París es que te tomes por lo menos cinco días para visitarla, cuando vas menos tiempo y también pretendes ir hasta el castillo de Versalles, no podrás apreciarla en su totalidad.

La ciudad está dividida en distritos, nosotras conseguimos un departamente a media cuadra de Les champs Elysees y a seis cuadras del Arco del Triunfo, un lugar muy bueno si eliges el transporte público y el metro para moverte por la ciudad.

París tiene una particularidad, caminas por sus calles y todos sus edificios son bellos, sus puentes, como obras de arte, es un verdadero placer caminarla.

Llegamos tipo 15hs, luego de encontrar el departamento y dejar nuestras cosas, tomamos un colectivo para ir a ver la torre, mi sobrina Agustina me había recomendado ir al atardecer y poder ver cómo se encienden las luces de la ciudad desde arriba y así lo hicimos, a esa hora no había mucha gente y subimos hasta el segundo piso. Una vista maravillosa, luego bajamos y esperamos a un costado para verla encenderse.

La torre en sí es un espectáculo, las personas se aglomeran desde diversos puntos de parís para verla y cuando se enciende, aplauden, mide 324 metros y comenzó siendo parte de una exposición en 1889. Uno busca lugares como los jardines del Trocadero para verla mejor. Tuvimos la suerte que mientras navegábamos por el Sena de noche, se encendió así que el espectáculo fue completo. Es uno de esos lugares a los que volvería una y otra véz, es tan magestuosa e imponente y a la vez bella que impresiona.

 

 

Mi viaje a Paris
IMG_0757
la mejor vista de la torre eiffel
IMG_0906
IMG_0918

Notre Dame, la señora de París

Mi prima María Eugenia vive en parís hace muchos años así que nos encontramos para almorzar en un pequeño café-restaurante junto al Sena, solo cruzando un pequeño puente, nos encontramos con Notre Dame, la catedral de París. Fue doloroso ver su deterioro, pero están continuamente trabajando en su reparación, dando la vuelta y cruzando la calle pudimos sacarle una foto de frente.

De allí nos fuimos a la Basílica del Sacré Coeur, en la otra punta de la ciudad, en la colina de Montmatre, esas cosas que uno hace en los viajes, ir de una punta a la otra de la ciudad para cumplir con el itinerario.

 

La Basílica del Sagrado Corazón

Luego de tomar el metro y un funicular, llegamos hasta la gran basílica, imponente sobre la colina de Montmartre, el Sacré Coeur lucía igual que el dibujo en lápiz que tengo hace mucho tiempo colgado en mi habitación, el cansancio de un día que había comenzado muy temprano no impidió que pudiera sentir una emoción especial al llegar allí.

A 130 metros de altura, se ve inmensa, hermosa y te permite ver una vista maravillosa de la ciudad. Que te puedo decir de su interior, una imágen vale más que mil palabras, allí está el Sagrado Corazón con sus brazos abiertos como queriendo abarcar con su amor a toda la humanidad.

En los alrededores de la basílica, encontrarás el conocido como Barrio de los pintores, allí se encuentran en sus pequeñas calles, frente a sus lienzos dibujando paisajes y rostros hermosos.

En el pintoresco barrio puedes encontrar tiendas de recuerdos, los típicos bares de Montmatre y locales que se dedican a fabricar los mejores “Macarrons” de París.

¿Cómo puedes bajar? Según la hora en fonicular, también en colectivo y si estás muy cansada como nosotras, pides un Uber y regresas un rato al departamente a descansar antes de navegar por el Sena en la noche.

IMG_0943
El sagrado corazón
IMG_0958

Algo de París acompañado de La Vie en Rose

"París es la ciudad de la luz, la ciudad del amor, la ciudad soñada, visita París, es una ciudad que nunca te defraudará"
Andrea Bruno
Travel Blogger