Shirley Valentine me llevó a Grecia y Las mil y una noches a Turquía

Cuando no tenía dinero para viajar, pero tenía un sueño

Creo que viajar significa tanto para mí, porque los viajes que hasta ahora realicé como los que voy a realizar, comenzaron con un sueño. Siempre les cuento a las personas que asisten a mis cursos que me defino como una persona que se animó a soñar en un momento que no era propicio para hacerlo, como se dice en mi país, argentina, no tenía un peso.

Pero me animé a soñar mucho antes de conocer la ley de atracción, hace ya muchos años, debe haber sido por los años 90 que me encontré con la película Yo amo a Shirley Valentine, una deliciosa película que me invitó a soñar como su protagonista, con ir a Grecia y poder estar en una pequeña playa, frente al mar Egeo, sentada en una mesa de madera blanca y azul, tomando una copa de vino griego.

Pasaron muchos años, carencia y sacrificio, hasta que cuando conocí la ley de atracción por medio del documental El Secreto, cuando comencé a estudiar e investigar cómo hacer un cambio en mi vida, me animé a soñar y ese fue uno de mis primeros sueños, pegué una foto de Grecia en mi álbum y la dejé allí, me encontré con ella cada día cuando lo miraba, porque eso tenía que hacer ya que era un ejercicio de reprogramación mental.

A comienzos de 2015 comenzó en argentina la novela turca Las mil y una noches, fue entonces cuando me enamoré de los paisajes de Turquía , esos lugares mágicos donde  Onur y Sherezade paseaban y se enamoraban, y quería estar allí, sin tener idea de la distancia que separaba Turquía de Grecia un día, me pregunté ¿Existirá algún tour que me lleve a esos dos lugares maravillosos? Y para mi sorpresa, había miles de propuestas, de esa manera comencé a darle forma a mi sueño.

20150906_111409
20150915_112409

La buena compañía y la forma de tu viaje

Creo que es algo fundamental a la hora de viajar, elegir con quién hacerlo, porque en los viajes sirve la frase “Más vale solo que mal acompañado”. En tu viaje será algo fundamental la compañía, así que debes elegir con quién viajar, yo para esta aventura elegí a mi prima muy querida Marisa, cuando la llamé para contarle mi sueño, enseguida me dijo “Si, después de haber vivido en España durante años, Turquía y Grecia están pendientes, así que sería la oportunidad de realizarlo” Y no me equivoqué, si bien no tenemos una relación cotidiana, nos criamos juntas y por, sobre todo, somos capaces de respetar nuestros momentos.

Uno no tiene ganas de hablar todo el tiempo, o de ir a donde el otro quiere, y lo bueno es que de entrada hablamos de eso, cada una haría lo que tenía ganas y la otra no se iba a ofender.

El tema de que la otra persona respete ese momento en el que quieres estar solo, en silencio, es maravilloso, así que antes de elegir que ropa vas a llevar, debes elegir con quién ir de viaje, una mala compañía puede arruinar algo que esperaste tanto tiempo y no es bueno que eso suceda.

Y si no encuentras con quién ir, anda solo, en el camino seguramente vas a conocer personas, y si vas con un tour, como fue en este caso para nosotras, mejor, porque estás acompañado sin necesidad de aguantar a otro todo el tiempo.

Si, este viaje decidimos hacerlo contratando un tour, nos daba un “No sé qué” ir a Turquía por nuestra cuenta, más allá de eso, la experiencia fue maravillosa, creo que si hay algo que tiene de bueno los tours es que no pierdes tiempo para nada, ellos tienen todo “fríamente calculado” no hay desperdicio de tiempo, en los traslados de un lugar a otro siempre había alguna parada que nos sorprendió gratamente.

"Un viaje comienza con un sueño, sacar a tu mente a pasear puede ser el primer paso"
Andrea Bruno
Travel Blogger