Bari, una ciudad tan antigua como el imperio romano

Bari, una de las ciudades más importantes de la Puglia, se encuentra sobre el Adriático, fue la primera parada de nuestro crucero por el mediterráneo.

Si hay algo que aprendí al bajar de un crucero, es a prestarle atención a las personas del lugar que ofrecen excursiones, en el caso de Bari, encontramos un jóven que tenía un folleto en su mano, no entendíamos muy bien su italiano, pero nos gustó la foto y el precio que nos cobró por ir a Polignano y a la ciudad antigua de Bari, así que hicimos la excursión en su remis.

Dicho sea de paso, llegamos en veinte minutos a Polignano “vivas” si bien no me animé a ver a cuántos kilómetros iba, estoy segura que a más de 140!!!

Un encanto nuestro guía, Bari tiene su parte antigua y la otra, fuimos a la bella ciudad antigua, se entra por puertas de roca inmensas, nos encontramos con la Basílica de Nicolás de Bari, hermosa, grande, majestuosa, asistimos a un casamiento que se estaba llevando a cabo en ese mismo momento, así qué, deseándole lo mejor a los novios, nos retiramos para no hacer demasiado ruido. Luego, caminando por sus calles de piedra llegamos a una pequeña feria de recuerdos, infaltable en todo lugar turístico.

 Una de las playas más hermosas que he visto

Pero el plato fuerte fue Polignano a Mare, ese lugar a 30km de Bari al que finalmente llegamos sanas y salvas, al entrar, nos encontramos con la estatua de quién nació allí, para orgullo de la cuidad, don Doménico Modugno, y allí salió a relucir mi edad, porque enseguida recordé que es el autor de Cantare oo, Volareoooo, y así está él en su estatua, como volando mirando al cielo. Logramos entenderle al guía que en una hora nos estaría esperando en ese lugar y nos indicó la dirección que debíamos tomar para recorrer el pueblo. En ese momento no teníamos idea de a dónde íbamos.

Hasta que desde el Ponte Borbónico, pudimos ver esa imagen que uno ve en tantos sitios de viajes, de una bella playa entre dos formaciones rocosas, la Playa Lama Monachile, era ese el lugar que el guía nos ofrecía conocer.

Luego de bajar una larga escalinata, llegamos allí, una pequeña pero impresionante playa,una de las más bellas que ví en mi vida, toda formada por pequeñas piedras, te recomiendo que lleves zapatillas o algún calzado que te permita entrar al mar, es indispensable para lograrlo. Hacía mucho calor y así que decidimos que debíamos entrar al agua y lo hicimos, con dificultad, no te lo voy a negar, pero nos dimos el gusto de hacerlo.

Que te puedo contar, valió la pena cada centavo, con razón dicen que es uno de los mejores lugares del sur de Italia.

Al regreso al barco, fuimos las únicas que nos animamos a ir hasta allí,  la aventura valió la pena, te lo recomiendo, imperdible!!

IMG_2967
Bari
IMG_2987
Un lugar maravilloso, Polignano
Polignano, playa Monachile
Playa Monachile, un lugar para recordar
"Cuando el barco para, comienza tu aventura"
Andrea Bruno
Travel Blogger